EL ALACRÁN, IAGO

Fernando Lobo

 

Un risógrafo es un duplicador electrónico, una mezcla de tecnología digital y análoga. La tinta llega al papel en un proceso en frío, mediante una placa, como el offset. La conexión a una computadora permite manipular textos e imágenes sin manipular el master. El aparato mide un poco más de un metro cúbico y no requiere instalaciones especiales ni operadores especializados. Se utiliza para imprimir tirajes cortos. Puede sacar entre cien y quinientos ejemplares en unos minutos. El Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca adquirió uno el año pasado. Le llamaron “La Maquinucha”. En enero inauguraron el Taller El Alacrán, entre los dos patios de la sede de Alcalá.IMG_9932 copy

La intención de El Alacrán es acercar un mayor número de lectores a las bibliotecas del IAGO, generando contenidos desde los acervos. La imprenta risográfica produce carteles de eventos culturales, revistas como El Espulguero, libretas con textos e imágenes seleccionados del acervo, obras de artistas como Luis Hampshire o Doctor Lakra, catálogos de exposiciones cuyas imágenes son en sí mismas obras de arte.

IMG_9929 copy

Hay un ligero desfase en la aplicación de colores del risógrafo, una peculiar ambigüedad de los tonos que hace que las imágenes adquieran cierta profundidad, un raro efecto tridimensional. En El Alacrán han aprendido a sacar provecho de la austeridad: producen cosas bellas con bajo presupuesto.

IMG_9926 copy

El proyecto se ha diversificado buscando la divulgación de lenguas indígenas de Oaxaca, editando breves textos, por ahora, en zapoteco y mixteco. Otra vertiente es el fomento de la autopublicación. El Alacrán ofrece servicios editoriales, de modo que autores de primeras obras se involucren en el proceso de elaborar un libro. Para complementar esto, el taller organiza jornadas de autoedición, en donde se aprende mediante la práctica.

En El Alacrán hay actividad todo el tiempo. Julio García va de un lado al otro de la estancia mostrando los frutos del trabajo. De pronto saca una caja de tipografías góticas. Están en el proceso de revisar si cuentan con el alfabeto completo. Luego salen unos tambos de debajo de la mesa. Kilos y kilos de tipos en plomo y zinc, provenientes de donaciones. Quizá en próximos meses, todas estas letras pequeñas formen parte de algún otro proyecto, en este sitio hiperactivo.

IMG_7520 copia IMG_4386 copia